Erradicar la violencia para construir una mejor democracia

La Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires viene trabajando activamente en la presentación de distintas iniciativas legislativas en materia de género. Si bien la normativa de la Ciudad tuvo importantes avances en este tema, todavía queda mucho por hacer para erradicar las prácticas machistas que apuntan a excluir a las mujeres y a las diversidades de la carrera política. 

A partir de la ratificación de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), y la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer (Convención de Belém do Pará), el Estado Argentino ha avanzado con distintas legislaciones para alcanzar la meta de lograr la igualdad real de las mujeres y los varones y así promover “(…) la máxima participación de la mujer, en igualdad de condiciones con el hombre, en todos los campos (…)” (CEDAW).

La realidad nos indica que la existencia de leyes de cupo y paridad no es suficiente para garantizar la participación libre de las mujeres y diversidades en el ámbito político, ya que existen distintos mecanismos estructurales dentro de la dinámica de las prácticas políticas y de los mismos partidos que desalientan la participación de las mujeres y diversidades. Las investigaciones realizadas por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) y el Observatorio Julieta Lanteri en el año 2018, dan cuenta de lo masivo y persistente del fenómeno de la violencia hacia las mujeres en política, que alcanza a más del 80% de las encuestadas, según la investigación de ELA en el ámbito legislativo; y a 9 de cada 10 mujeres según el estudio del Observatorio Julieta Lanteri, realizado a mujeres que participan de diferentes esferas políticas.

Con el objetivo de caminar hacia una Democracia Paritaria en la Ciudad, desde la Defensoría hemos presentado en la Legislatura porteña un proyecto de ley que apunta a la “Creación de un Régimen de Prevención y Erradicación de la Violencia hacia las Mujeres y Diversidades en la Política”, con el objetivo de crear un marco de protección para prevenir, sancionar y erradicar la violencia política hacia las mujeres y diversidades.

Consideramos de vital importancia avanzar con un abordaje integral de la problemática, que apunte a la prevención, sanción y erradicación de la violencia hacia las mujeres y diversidades en política, que se adapte a las características y dinámicas propias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y sus dependencias. 

Este proyecto de ley tiene por objeto establecer un marco de protección para prevenir, sancionar y erradicar la violencia política hacia las mujeres y diversidades, en los tres poderes del Estado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en todos sus niveles y jerarquías, en las comunas, los entes descentralizados, entidades autárquicas, organismos de la seguridad social, las empresas y sociedades del Estado, sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, sociedades de economía mixta y todas aquellas otras organizaciones empresariales donde el Estado de la Ciudad tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones societarias. Asimismo, alcanza a todos los partidos políticos, organizaciones sociales y personas que desarrollen actividades de naturaleza política.

Todas las dependencias mencionadas deberán incluir en sus protocolos de actuación para la prevención, abordaje y erradicación de la violencia de género en el ámbito laboral, establecidos por la Ley 6083, medidas específicas a fin de prevenir, sancionar y erradicar la violencia política hacia las mujeres y diversidades. Asimismo, la autoridad de aplicación que será el Instituto de Gestión Electoral de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, instará a los partidos políticos a elaborar protocolos de actuación a fin de prevenir, sancionar y erradicar la violencia política hacia las mujeres y diversidades. 

Se entiende por violencia política todas las acciones u omisiones tendientes a menoscabar, anular, impedir, obstaculizar o restringir la participación política de las mujeres y las diversidades, basada en razones de género/sexo y ejercida dentro de la esfera pública o privada, vulnerando el derecho a una vida política libre de violencias y/o el derecho a participar en los asuntos públicos y políticos en condiciones de igualdad con los varones. La violencia puede ser simbólica, verbal, patrimonial, económica, física, sexual, psicológica y puede efectuarse de manera tradicional, como también por medio de las tecnologías de la información y/o en el ciberespacio.

Algunas de las iniciativas parlamentarias en la que desde la Defensoría de la Ciudad hemos trabajo este último tiempo apuntan a implementar políticas públicas concretas para promover la participación y empoderamiento de las mujeres: la Paridad de Género en Medios de Comunicación Públicos de la Ciudad, la Creación del Registro Único de Denuncias y Consultas de Violencia contra las Mujeres (RUVIM) y la jerarquización de la política de género con la creación de un ministerio específico.

Creemos que es fundamental generar consensos para avanzar con estas iniciativas y trabajar de manera conjunta con los distintos bloques políticos representados en la Legislatura, para avanzar en normativas que nos permitan lograr la prevención y erradicación de la violencia de género en nuestra ciudad.

Es importante destacar la necesidad de garantizar los derechos políticos de las mujeres y disidencias y, en ese sentido, poder legislar una problemática que vemos crecer año tras año en todas las campañas electorales, y creemos que este proyecto va a acompañar y darle institucionalidad a que ese tipo de acciones sean sancionadas. 

Son muchas las convenciones, declaraciones y acuerdos internacionales que atribuyen suma importancia a la participación de las mujeres en la vida política. Son enormes e innegables los logros alcanzados hasta acá. Sin embargo, queda un largo camino por recorrer para alcanzar una Democracia Paritaria que permita implementar políticas públicas que pongan en práctica la real igualdad de oportunidades.

Por Dolores Gandulfo
@DoloresGandulfo
Directora Ejecutiva de Política Institucional de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires