Violencia de género en el entorno digital | #3

"Violencia de Género digital en tiempos de cuarentena"

Las desigualdades que afectan a las mujeres y diversidades todos los días también se ponen de manifiesto en el ámbito virtual. La violencia de género digital existe y se presenta a través de distintas modalidades cuyo denominador común es el de causar daño a las víctimas, acosándolas u hostigándolas, mediante la utilización de herramientas tecnológicas tales como redes sociales, correo electrónico, páginas web o cualquier otro medio de transmisión de datos. En este escenario particular de aislamiento social, preventivo y obligatorio que limita el desplazamiento de las personas, la tecnología se ha convertido en un instrumento fundamental para nuestras actividades cotidianas como trabajar, estudiar, hacer las compras e incluso el ejercicio de nuestra sexualidad. En este sentido, el sexo virtual y el sexting son prácticas que han sido recomendadas por el Ministerio de Salud de la Nación para evitar contactos que puedan generar contagios del Covid-19. Esta nueva modalidad para interactuar nos permite comprender la importancia que el ámbito digital puede llegar a tener en nuestras vidas. Es por ello que la violencia de género digital dirigida a las mujeres y diversidades cobra en la actualidad una centralidad inédita. El ciberespacio tiene características propias tales como el potencial anonimato de los agresores y una velocidad exponencial en la reproducción de los contenidos digitales que hacen posible que la violencia ejercida, se extienda temporal y espacialmente. Así, ésta tiene la facilidad de replicarse en distintos escenarios/ ámbitos de la vida personal, dañando extraordinariamente a las personas que la sufren. Otra de las características de este particular tipo de violencia es que puede ser ejercida por sujetos del propio entorno o por completos extraños. Un típico ejemplo de este padecimiento lo constituye la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento. Entre los diversos casos conocidos públicamente, se destacan aquellos en los cuales tras conseguir remover el material intimo difundido de una página web, las fotos o videos publicadas sin el consentimiento de su protagonista, resurgen en otras o se viralizan mediante redes sociales, provocando inmensos daños en las víctimas, desde sensaciones de vulnerabilidad y desprotección, hasta ataques de pánico, pérdida del empleo e incluso el suicidio. Las modalidades son diversas, pueden abarcar desde hackeos de las cuentas en redes sociales, el hostigamiento, la suplantación de la identidad digital, el acoso sexual y hasta llegar a la extorsión, entre otras.
En ese sentido es importante remarcar que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, estas acciones se encuentran tipificadas en el Código Contravencional de la Ciudad y si bien aún no se logró incorporarlas al Código Penal de la Nación, muchas de estas conductas configuran delitos. Asimismo, es alentador saber que el proyecto de modificación de la Ley 26485, de Protección integral de las mujeres, que incorpora la violencia digital como un tipo de violencia de género, ya tiene media sanción y esperamos que pronto se apruebe. Es fundamental que ante cualquiera de estas conductas, las mujeres sepan que no están solas. Se recomienda siempre asesorarse en los organismos especializados disponibles y enunciados al final de esta nota para elaborar en conjunto estrategias adecuadas para frenar la agresión y recibir la contención que se necesite. Hay que tener en cuenta que es importante no borrar aquellas evidencias que puedan servir de prueba, como mails, chats, capturas de pantalla de las páginas web y publicaciones, entre otras. Desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad trabajamos incasablemente para erradicar la violencia de género en todas sus manifestaciones, entre ellas la digital. Esta es una problemática sumamente grave y amerita el desarrollo de políticas públicas específicas orientadas al acompañamiento y asesoramiento de las víctimas y a la concientización de la sociedad en su conjunto sobre la gravedad de los daños que genera. Es por ello que nuestra labor se centra no solo en el asesoramiento legal y la contención psicológica especializada, sino que también trabajamos en la prevención y la difusión de derechos en el ámbito digital.

Herramientas para denunciar:
#NoEstasSola
• Defensoría del Pueblo de la CABA / 0800 999 3722
• Programa de Atención de la Niñez, Adolescencia y Género: /// / genero@defensoria.org.ar • Centro de Protección de Datos Personales: / cpdp@defensoría.org.ar
• Fiscalía de la Ciudad / 0800 33 (FISCAL) 347225 http://www.fiscalias.gob.ar/en-linea / denuncias@fiscalias.gob.ar
• Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres / 6089-9074 o 6089-9000. Int.9259
• Centro de Ciberseguridad (BA-CSirt) Gobierno de la C.A.B.A. / 4323-9362 de 9 a 17hs / ciberseguridad@ba-csirt.gob.ar

Por Paula Streger • Defensora del Pueblo Adjunta de la CABA | • Abogada |